Me hubiera gustado perder

Posted on septiembre 29, 2016

1



Si escribo esta porquería cuando podría estar escribiendo sobre el mar es porque estoy harto de hacer chistes sobre lo políticos que son nuestros sinvergüenzas y además, estoy muy en contra de lo que cabría esperar.

Lo que cabría esperar de un concurso dependiente de instituciones públicas con un dotación de 50.000€ de premio a la mejor película de surf rodada en Canarias en 2016 sería que, al final, no entregaran el premio, ¿no?

El pasado 26 de septiembre el Canary Islands Film Award, a través de una breve nota privada a los directores presentados al concurso y, sin anunciarlo públicamente en ninguno de sus canales de comunicación, declaraba ese premio desierto.

El motivo: ninguna de las películas reunía los requisitos que demandaba el concurso. No que tuvieran una calidad deficiente, o que no hubieran convencido al jurado, algo así como un defecto de forma, el favorito de la clase dirigente.

img_4525

Que ninguna de las películas haya sido capaz de entender o ceñirse a las bases del concurso supone, estadísticamente, una probabilidad de error del 100% o, dicho de otra forma, llamar idiota a cada participante.

Me hubiera gustado perder, he escrito una de las películas presentadas a concurso. Me hubiera gustado perder, y hablar con el equipo de si merecimos ganar a Ziday de Jil Laura o a El viaje de los Alisios de Igor Bellido (por nombrar algunas), discutir su fotografía y brindar de todas formas; esas cosas.

Organizado por Promotur (Gobierno de Canarias) el premio no se entrega, dejando a la plataforma en la que se han apoyado, Canarias Surf Film Festival, con un buen fregao y algunas explicaciones que dar que, por otra parte, correspondería darlas a quien convoca el concurso.

El objetivo del premio era atraer la atención de la industria y el turismo del surf sobre las islas. Parece ser que querían algo llamativo, un buen golpe de efecto, que todas las miradas se posaran en lo fabuloso del premio. Enhorabuena.

Equipos de otros lugares se han desplazado este invierno a Canarias para realizar sus películas y presentarlas al concurso, el premio ha tenido cobertura en casi todos los medios especializados del país y, una gran repercusión internacional al tener una dotación económica tan cuantiosa. Les ha salido bien de precio.

Si querían un anuncio de toda la vida, hay empresas capaces de un trabajo bien digno que podrían haberlo hecho a su gusto. Afortunadamente, estas islas se promocionan solas, no necesitan que nadie las represente así.

¿La pasta? Que se la queden, siempre ha sido suya. Que rellenen con sus 50.000 monedas de euro la piscina de alguno y pasen allí la tarde, aprendiendo a nadar. Nos hubiera gustado haber dispuesto de ella, claro. De haber ganado el premio, habríamos tenido presupuesto para otro rodaje que haremos de todas formas. A lo de la pasta que nunca llega, estamos acostumbrados de sobra. Me hubiera gustado perder, pero estos nos han hecho ganar mientras tratan de no ahogarse entre tanta moneda: tenemos las películas y ellos, su chatarra.

 

Trailers de algunas películas presentadas a concurso:

 

 

Convocatoria del concurso: