Mpaokne pa3bahntbohl.Petropavlosk. Kazakhstan

Me abrió las puertas de su casa, o más bien estaban así cuando llegué.

Todo abierto, cajones, sus piernas, armarios, ventanas, puertas.

Todo de par en par.

Lastraba su piedra atada a sí misma y tropezaba con todo.

Cuando llegué estaba agachada, tenía un culito, calzaba tacones, pero en el pasillo cochambroso la corriente era tan fuerte que se le arremolinaban todas las sombras.

ILUSTRACION: Salonoet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s