Demasiada gente

La periodista me trataba como a una estrella.

En el patio del pabellón cinco, preguntándome por todo. -Si ya me lo han preguntado todo mil veces-. Siempre insisten en porqué lo descuarticé, porqué no me lleve su cadáver y lo enterré en algún lado.

Muy sencillo.

Ustedes tiene autos, algunos hasta dinero para un taxi, pero yo entonces no. Ahora da igual. Aquí dentro tener y no tener significan lo mismo. No significa nada.

Tuve que trocearlo en casa y hacer varios recorridos en el Dieciseís, bajando en algunas de sus paradas. Parar en las afueras de la ciudad e ir dejando bolsas de basura con  partes suyas en los descampados que encontraba junto a las marquesinas.

-Esta noche morimos los dos- anunció mientras golpeaba con mucha mas rabia de lo que me tenía acostumbrada.

Los dos-pensé-¿Los dos?

Entonces miré por primera vez a los ojos de la periodista -Los dos me pareció demasiada gente.

(Improvisación inspirada en una noticia leída para la exhibición de LuchaLibro Canarias en La Palabra Reflejada en La Laguna, Junio 2013).


luchalibro2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s