Doctor Lavista, 189. 06720 Distrito federal. México

Arrodillada no se le ocurría otra cosa que rezar.

Murmuraba escondida bajo el mantón y la máscara.

Las cuentas del rosario volaban entre sus dedos.

La lucha es siempre libre y quién sabe si optativa.

El edificio olía a vestuario, a derrota, a lesión.

Saqué las ganzúas y comencé a abrir taquillas.

Olían a sangre, olían a arena.

Rezaba por quedarse como estaba.

Olía a cirio, olía a mirra.

Rezaba por poder seguir rezando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s