Señor perdóname

Posted on octubre 8, 2012

1



El retrovisor mostraba signos de edad. Manchado y deslucido dejaba ver los restos de carretera como en una de esas películas en superocho. Matías agarraba el volante con ambas manos clavando sus uñas.

A mi edad, pensaba. A mi edad y con sotana. Siendo estrictos, que un sacerdote circulara en sentido contrario a 140 era cuando menos algo insólito.

Volvió a fijar sus ojos grises en el espejo.

Dios perdóname porque se perfectamente de que va todo esto.

Soltando la mano izquierda, buscó bajo la sotana y encontró un Colt. Hizo ángulo con su codo y disparó hasta quedarse sin balas. El tiroteo se sigue recordando a día de hoy en el barrio.

Primera improvisación donde fui clasificado para Lucha Libro Canarias, Primer Campeonato de improvisación literaria.
Palabras: Tiroteo, sacerdote, espejo. Tiempo: 5 minutos.
Ya está en marcha el libro de relatos  de los 4  finalistas del campeonato, que publicará  la editorial  Baile del Sol.
Dicen que saldrá en navidades y que será muy fácil de envolver.
Posted in: Cuentos