Coupé

Posted on noviembre 9, 2011

4


fotografia en blanco y negro de un atasco soleado

Es martes y temprano, pero en el vagón ya hay gente de pie. Una pareja de latinos que cantan a un amor almibarado y terrible, piden la voluntad a los viajeros y bajan en Atocha. En Antón martín ha subido un joven trajeado y abatido a partes iguales. Nos ha echado un vistazo a todos,  como si fuera un saludo y ha empezado a hablar.

-Señoras y señoreees les rogaría un momento de atención, si son tan amables- La voz se deja columpiar en la última vocal de la última silaba con precisión aritmética.

-Soy auxiliar adminstrativooo, por circunstancias me veo en la penosa situación de presentarme ante ustedes a pedirles un poco de colaboración que de antemano agradezcooo-

Todos miramos perplejos a lo largo de la siguiente parada. Sin conocerlo diría que está sensiblemente desmejorado y que le queda grande el traje de Titto Bluni de alguna temporada pasada.

-Por desgracia soy aficionado a los coches deportivoos, ayer vi un Alfa Romeo Speedster de ocasión, descapotableeee, apenas doce años y cientocincuentamil kilómetros, con todas las revisiones en la casaaaa, cromado, con la tapicería de cuero, tirado de preciooo-

Sus ojos van rítmicamente de sus pies a los pies de una señora que defiende su bolso agarrándolo bajo la axila. Las manos anudadas por los dedos no dejan de moverse a su espalda.

-Si alguno de ustedes tuviera la amabilidad de colaborar con treinta euros ayudándome así a cumplir un sueñooo se lo agradecería de corazón-

Ha puesto la mano y le he dado lo que tenia, dieciocho euros,  Hemos bajado a la vez en Tirso. En una esquina del andén, aprovechando el hormiguero que atraviesa las puertas, me ha dado su tarjeta de visita, a tres tintas, para que le llame en un par de semanas y salgamos a disfrutar del coupé.

Posted in: Cuentos