Gotas Secas


GOTAS

       SECAS

El odio, translúcido y pardo, se vende por frascos en los colmados. Sesenta mililitros de condimento que, al tomarlo, permite salpicar mientras hablas, cubrirte la cara con chaqueta en las inmediaciones de los juzgados, y seguir pateando cuerpos inertes en el suelo.

No había otra cosa en tu lista de la compra. Quedaba un solo bote en la vitrina. La etiqueta tricolor, sucia de gotas secas, a punto de caer en  manos de una señora medicada que chillaba fuerte.

Sonreíste. Te acordaste del picante. Desafiaste los ojos de la doña. Enseguida le cediste el bote como buen bastardo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s